Para ventanas brillantes, no basta con tener buena voluntad y buenas herramientas: también se necesita la técnica adecuada. De hecho, para limpiar correctamente los azulejos sucios, son esenciales algunos buenos gestos: Empiece con una caza del polvo: antes de lavar sus ventanas, no olvide desempolvar el marco de la ventana. El resultado será más óptimo y duradero. Haz un movimiento de arriba a abajo: como con el polvo de los muebles, Las ventanas se limpian moviéndolas de arriba a abajo. Primero el exterior: cuando limpies tus ventanas, empieza siempre por el exterior (¡normalmente más sucio que el interior!). Este truco le permitirá ver la eficacia de su trabajo una vez que llegue al interior. La eficacia del gesto correcto: el gesto correcto para limpiar ventanas y hacerlas brillar como un profesional… Una montaña rusa de arriba a abajo con tus brazos. Y dos montañas rusas un poco más abajo, aún con los brazos… La limpieza de ventanas es un deporte, así que para ventanas impecables, ¡ponga toda su energía en ello!