Puedes poner a tu hijo en su corralito, con sus juguetes a su alrededor. Lanzar objetos tan lejos y tan a menudo como sea posible, no para molestarte, sino para ver dónde caen, es lo más divertido. Así que dale juguetes que no se rompan: animales de goma, cubos de plástico, muñecos de tela, peluches. También le gusta el juego de cuentas y espirales Las “cuentas”: las grandes cuentas deben moverse a lo largo de varios ejes. Ejercita su habilidad con los anillos que se colocan en el eje central para construir una pirámide. Sacudir un juego ruidoso (un palo de lluvia o una “caja de mugidos”) lo hace reír mucho. Le gustan – y le volverán a gustar en la próxima etapa – todo tipo de cajas: cajas de zapatos, cajas de plástico… Coloca y retira sus cubos u otros tesoros incansablemente y también practica el cierre de las tapas. A esta edad, comienza a gatear y disfruta de pequeños objetos que puede sostener en una mano mientras se mueve. Para el baño, dale animales que floten: peces, patos, ranas…