Primero determine dónde necesita la luz adicional y luego defina el ángulo en el que debe sostener la pantalla. Entonces puedes dosificar la luz inclinando ligeramente la pantalla. Es importante recordar que el ángulo de incidencia es idéntico al ángulo de reflexión . En general, es más conveniente sostener la pantalla en alto, simplemente porque la luz viene de arriba, así que se verá más natural. Por otra parte, las sombras bajo los ojos, la nariz y la barbilla pueden corregirse manteniendo la pantalla más baja, y los mejores resultados pueden lograrse utilizando sólo los bordes de la pantalla reflectante. Dejando que esta luz acaricie al sujeto, como una “luz de pluma”, el efecto será muy natural. Tengan cuidado de no usar el centro de la pantalla para evitar la luz fuerte.