El funcionamiento básico de una cafetera automática es similar al de otros tipos de cafeteras: ¡simplemente es cuestión de pasar agua caliente por el café molido! Los pasos son los siguientes: Cuando el usuario pulsa el botón para pedir su café, la máquina de café Paralelamente, una bomba aspira agua del tanque: pasa por un caudalímetro (que mide el volumen de agua que pasa a través de él) y va a una caldera a través de una válvula solenoide. La cámara de percolación es donde se infunde el agua a través del molinillo de café (o la cápsula si se trata de otro tipo de máquina). El café se comprime en el filtro de café en forma de una pequeña torta. Cuando se alcanza el volumen requerido de café, la válvula solenoide se corta y el circuito se purga: esto explica por qué el agua puede llegar a la bandeja de goteo.